Decantadores de vino

Los decantadores de vino son herramientas que han sido utilizadas desde hace muchísimo tiempo para airear el vino y mejorar no solo su sabor sino también sus notas olfativas.  

Básicamente, los decantadores de vino son mayormente empleados por catadores y amantes del buen vino pues conocen las grandes ventajas de pasar una botella de vino por un decantador antes de consumirlo.

La función de los decantadores de vino

La función principal de un decantador de vino es ayudar a separar cualquier impureza o sedimento contenido en la botella producto del paso de los años. De esta forma se eliminan las alteraciones del aroma y de los sabores del vino pudiendo así conocer su verdadero potencial.

El decantador de vino va a aportar diferentes beneficios que van a depender del tipo de botella en la cual se ha envasado el vino, el tipo de vino y su maduración. Sin embargo, decantar el vino siempre es un proceso muy provechoso en todos los sentidos pues las propiedades del vino se verán estimuladas en el proceso.

¿Cómo son los decantadores de vino?

Los decantadores de vino se caracterizan por ser recipientes hechos de vidrio, algunos tienen la boca más ancha y otros más estrecha, sea como sea, esto va a incidir directamente en el paso del aire y, en consecuencia, en la cantidad y calidad de oxigeno que reciba el vino.

Actualmente, hay decantadores de vino de diferentes diseños, materiales y niveles de capacidad.

Por lo general, para decantar correctamente el vino, este se debe dejar durante varias horas, aunque hay personas que lo dejan allí durante todo el día pues consideran que mientras más tiempo dure el proceso de decantación, las cualidades del vino serán aún más estimuladas.

Algunas de las ventajas más destacadas de usar un decantador de vino

Por supuesto, las principales ventajas del uso de un decantador es la exaltación del olor y el sabor del vino, sin embargo, hay otras como:

  • Puede acelerar el nivel de oxidación de vinos muy jóvenes.
  • Separa rápidamente los sedimentos de los vinos añejos.
  • Minimiza la cantidad de dióxido de carbono a la par que madura el vino para exaltar su sabor.
  • Los taninos se ven suavizados.